Viernes 20 de Septiembre de 2019       •      Dólar= $713,30      •      UF=$28.029,86       •      UTM=$49.033

OPERACIÓN Y MANTENCIÓN DE CALDERAS
Consideraciones para una mayor seguridad
Fuente: Por Luis Gonzalez, Director Carreras de Prevención de Riesgos Duoc UC, Sede Maipú.
La mantención, así como la comprensión del cumplimiento en detalle sobre el funcionamiento de las calderas industriales es fundamental al momento de operarlas o contar con una de ellas en faena.

Las calderas son máquinas que en su diseño buscan calentar agua o generar vapor para los más diversos fines y usos en la industria o faenas productivas. Al funcionar en base a alta presión y necesitar de un combustible que funcione como insumo para su funcionamiento (habitualmente gas o petróleo), estos artefactos requieren de especialistas capacitados para su operación y de procesos de mantención minuciosos y apegados a las normativas que regulan su funcionamiento. Su funcionalidad está enfocada principalmente en procesos de esterilización (autoclaves); alimentación; generación de electricidad; procesos industriales para calentar fluidos (industria petrolera) y comúnmente en equipos de calefacción. De acuerdo a su posición, instalación, ubicación, circulación de gases, forma de calefacción y otras variables, especialmente relacionadas con la presión de vapor que producen, estos dispositivos se pueden clasificar de la siguiente manera:

De baja presión: (hasta 2,0 Kg/cm2)

De mediana presión: sobre 2,0 kg/ cm2 hasta 10 kg/cm2)

De alta presión: (sobre 10 kg/cm2 hasta 225 kg/cm2)


Mantención y regulaciones

Estos dispositivos, al ser equipos que funcionan en base a agua y altas presiones, requieren de una mantención extremadamente rigurosa, sobre todo en nuestro país donde el agua, como insumo mayor en su funcionamiento, es principalmente dura, con minerales que pueden obstruir los traspasos de fluidos. En esta materia, las concentraciones de calcio y magnesio en Santiago alcanzan a 8.0 gramos/galón, y en comunas como Calera de Tango, Malloco, Talagante, Buin, Paine, Maipú y Lampa, estos valores pueden llegar hasta los 65 gramos/galón, lo que incrementa la potencialidad de riesgo de explosión por sobre presión. De ahí que el agua a emplear en cualquiera de las funciones anteriormente descritas, necesita obligatoriamente un tratamiento que permita reducir hasta 35 ppm su condición de dureza, según lo exigido por la reglamentación vigente.

En ese sentido, el Decreto N° 10, que representa la normativa vigente para la mantención de calderas señala que es de responsabilidad de cada propietario registrar en la Seremi de Salud las características técnicas del equipo, libro de vida y especialistas capacitados en la operación de estos dispositivos.

Estos verdaderos “expertos” en la mantención y control de calderas deben realizar cursos de especialización ensu operación, lo que permite acreditar a los operadores su idoneidad en un examen que entrega un certificado de competencias técnicas en la materia. Con la entrada en vigencia del nuevo Decreto Supremo N°10, los operadores que tienen registro ante el SEREMI, y que es de carácter indefinido, tienen plazo hasta el 17 de Abril del 2015 para obtener su nueva autorización, que exige para aquellos operadores que trabajen con calderas de gran presión (42 KG/cm2), deban contar además con título de nivel técnico o profesional en el área industrial. El personal, además de estar debidamente capacitado, debe ser suficiente para cubrir con todos los turnos de operación.

El 17 de abril recién pasado, entró en vigencia el Decreto Supremo N°10 que aprueba el reglamento de calderas, autoclaves y equipos que utilizan vapor de agua. Esta nueva normativa, pone el foco en medidas que buscan prevenir accidentes y proteger la integridad de sus trabajadores. Las modificaciones más relevantes de este decreto que viene a derogar el anterior (DS. 48), radican principalmente en que el nuevo reglamento integra aspectos más específicos y de resguardo en la operación de estos equipos y traspasa algunas responsabilidades de registro al propietario del mismo.


Peligros asociados

Uno de los principales motivos por los cuales existen normativas para la mantención de calderas es por los peligros asociados a su operación. En estos equipos, el accidente más grave que se puede generar es la explosión de alguno de sus componentes a raíz de una excesiva presión. El vapor de agua al evaporarse aumenta su volumen, incrementándose más de 1.700 veces, por lo que, al estar en un espacio confinado, la presión es extremadamente alta.

Para evitar este tipo de situaciones, todas las calderas deben considerar válvulas de protección de sobrepresión, las cuales deben mantenerse en buen estado y con mantención al día. Su no revisión adecuada puede derivar en un bloqueo mientras se opera y una posterior explosión.

Otro de los accidentes que puede ocurrir es el originado por el incremento desproporcionado de temperatura a raíz de falta de suministro de agua en la caldera. Para evitar esto los equipos deben contar con fuentes separadas de suministro, lo que se suma a un sistema de control automático de agua definido por reglamento, sistemas de alarma y control de propiedades físico químicas del agua por un periodo no mayor a un año, con el objetivo de disminuir las posibilidades de obstrucción del sistema.

Agosto 2014
.......
Comentarios acerca de este artículo
Luis Figueroa R. Fono 222152626 (23/05/2017)
Hola.
Ustedes le hacen mantención a las calderas VAILLANT.
Saludos y gracias.
LFR
222152626.
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Desayunos
AISLACIÓN TÉRMICA Y ACÚSTICA: Aportando al buen vivir
VENTANAS Y HERRAJES: Los desafíos de un mercado altamente competitivo
MERCADO DE PISOS INDUSTRIALES: La unión que hace la fuerza
Contáctenos
Dirección: Sucre 2235,
Ñuñoa, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.