Viernes 20 de Septiembre de 2019       •      Dólar= $713,30      •      UF=$28.029,86       •      UTM=$49.033

OF ARQUITECTOS
“Buscamos que la experiencia dentro de la obra sea una vivencia comprobable”

Este “colectivo de arquitectura y diseño”, liderado por Alvaro Ramírez y Francisco Cepeda, busca desarrollar conceptos como adaptabilidad programática, flexibilidad y vigencia en el tiempo, los cuales les permitan aportar respuestas constructivas y conceptuales en sus distintos proyectos. El énfasis, aseguran, debe estar en el valor de las ideas, la intervención arraigada al entorno y la claridad constructiva.

Francisco Cepeda Alvaro Ramírez

Francisco y Alvaro consideran que la arquitectura chilena es bastante vanguardista, con oficinas que hacen proyectos muy interesantes, y que a nivel internacional está muy bien valorada y apreciada. Eso sí, Ramírez aclara que hay dos caras: una arquitectura inmobiliaria, más masiva; y otra de autor, más preocupada por el diseño. “La primera está en deuda, porque no juega mucho con el diseño, sino que más bien con la rentabilidad. Me parece que dentro del negocio inmobiliario hay mucha copia y poco riesgo”.

Cepeda, estando de acuerdo, aporta lo suyo:“Hace cinco o diez años, lo que se veía en Chile estaba bastante alejado de alternativas más contemporáneas. Con el tiempo, la arquitectura se ha ido profesionalizando de a poco y hay oficinas que llevan a cabo proyectos inmobiliarios de más calidad”.


Clientes actuales

De acuerdo a ambos, hoy en día existe un tema generacional que marca diferencias a nivel país. Los clientes son más diversificados y arriesgados, y eso permite a los arquitectos hacer cosas interesantes.

Universidad de Los Andes
Una arquitectura funcional y moderna se aprecia en distintos ambientes.

En ese sentido, surgen temas como la sustentabilidad, que a juicio de Cepeda, hoy está un poco sobrevalorada. “El tema pasa por ofrecer soluciones programáticas en las propuestas de los arquitectos a los clientes. No conocemos gente que esté dispuesta a asumir un costo mayor por un resultado sustentable. Es importante confiar más en la sustentabilidad que ha existido siempre, la pasiva. En ese sentido, la buena arquitectura, ha sido siempre sustentable”, asegura.

Su acercamiento a este concepto, agrega Ramírez, tiene que ver con aspectos masivos, no con la implementación de maquinarias o herramientas que “se venden como sustentables”, pero que a la larga pueden llegar a resultar más costosas.

“Preferimos atacar la sustentabilidad desde la raíz de la arquitectura, o sea, con una buena orientación o una correcta distribución programática, por ejemplo. Y si un proyecto lo requiere, podemos incorporar también técnicas nuevas que permiten lograr una obra más eficiente”, explica.


Nuevas exigencias

Universidad Diego Portales
El proyecto aparece bajo el manto de antiguas estructuras.

Entre sus obras destacan una variada cantidad de proyectos asociados al ámbito residencial, la habilitación de oficinas, edificios educacionales, tiendas comerciales, recintos polideportivos y espacio público. Actualmente, uno de los proyectos más interesantes que llevan a cabo es la remodelación de la Facultad de Arquitectura, Arte y Diseño de la Universidad Diego Portales, ubicada en el barrio República, que cuenta con una superficie construida de 3.500 m².

A juicio de estos dos arquitectos, aquellos que se preocupan de conocer e interiorizarse del proyecto son los mejores clientes. Al menos, asegura Ramírez, son los más innovadores. “Claro, porque son capaces de comprender lo que se les está presentando”. En ese sentido, aseguran, han tenido suerte de trabajar con “buenos” clientes, personas que esperan propuestas novedosas, especialmente en la habilitación de oficinas. “Muchas veces, las soluciones provienen de los propios clientes”, señala Cepeda. La retroalimentación es clave. Para estos socios no resulta muy útil o provechoso trabajar con personas que solo aceptan lo que ellos proponen. “Este cliente, además, puede llegar a ser un peligro cuando ve la obra finalizada”, ironiza Ramírez.

Aquí no hay recetas, señalan, pero la forma más adecuada para relacionarse con el cliente se basa en meterse de lleno en la obra desde el primer día y comprometerse completamente con él.

En general, ambos concuerdan en que dentro de los proyectos de oficina, existe una tendencia creciente entre los clientes de saber muy bien qué es lo que se quiere obtener: el ejemplo típico es la oficina “tipo Google”. Y ese es un gran desafío para estos dos arquitectos: “Todo es espacio abierto, muy lúdico, pero que a la vez genere la necesidad de trabajar” afirma Cepeda. “Es muy importante poder generar un equilibrio entre lo que se hacía antes, con muchas oficinas privadas y lugares cerrados, a lo que se está exigiendo hoy en día, lo que nosotros llamamos los espacios democráticos”, añade.
 

Casa Ensignia Gerber, Tunquén Para acentuar la relación visual con el Océano Pacífico, la casa se emplaza en el punto más alto del terreno.

Denominador común

Más que hablar de un estilo arquitectónico propiamente tal, Ramírez y Cepeda señalan que les gusta explotar una arquitectura moderna, pragmática, que les permita “objetivizar” ciertas cosas. “La idea es que aporte una calidad comprobable, ya sea tanto en los materiales como en el espacio utilizado”, asegura Ramírez. Básicamente, agrega Cepeda, "buscamos que la experiencia dentro de la obra sea una vivencia comprobable”.

La vigencia o temporalidad de una obra es un aspecto clave para estos dos profesionales. “No hay nada más penoso que un proyecto que al año ya está obsoleto en términos formales; que se vea antiguo, y no solo en relación a la calidad y combinación de los materiales, sino que también a su forma”, señala Cepeda.

La flexibilidad es otra arista relevante en este trabajo dual. “Hay que tratar de adaptarse al contexto, al lugar; no se puede llegar e imponer algo”, indica Ramírez. En ese sentido, señalan, los espacios cambian, las oficinas se reutilizan, por lo cual es importante que en un minuto determinado, lo que ellos propusieron sea compatible con otros usos también. “Eso también tiene que ver con sustentabilidad”, concluye Cepeda.

Francisco Cepeda es Doctor(c) en Arquitectura por la Universidad Politécnica de Cataluña (Barcelona), arquitecto de la Universidad Central y profesor en la Universidad Diego Portales.En Barcelona colaboró en “Patrick Genard & asociados”, donde destacó el proyecto de la Torre MediaPro, junto al arquitecto Carlos Ferrater.

Alvaro Ramírez es arquitecto de la Universidad de Chile. Trabajó en la oficina Elton+Leniz arquitectos y formó “Ramirez-Moletto arquitectos asociados” en 2005. Ha colaborado en concursos internacionales junto al arquitecto Mathias Klotz. Actualmente es profesor en la Universidad Diego Portales.

Mayo 2014
.......
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Desayunos
AISLACIÓN TÉRMICA Y ACÚSTICA: Aportando al buen vivir
VENTANAS Y HERRAJES: Los desafíos de un mercado altamente competitivo
MERCADO DE PISOS INDUSTRIALES: La unión que hace la fuerza
Contáctenos
Dirección: Sucre 2235,
Ñuñoa, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.