Miércoles 13 de Noviembre de 2019       •      Dólar= $796,77      •      UF=$28.095,18       •      UTM=$49.229

Ventajas y falencias urbanas del Mall Barón

La construcción del Mall Barón en el borde costero de Valparaíso viene provocando polémica hace un buen tiempo, a través de un debate público entre Mall Plaza, la empresa responsable, y los movimientos ciudadanos que se oponen al proyecto. Recientemente se produjo un nuevo hito en la historia, pues la constructora Soletanche Bachy inició los trabajos de intervención del pavimento, iniciando oficialmente las obras.

Marcela Soto y Roberto Barría, académicos del Departamento de Arquitectura de la Universidad Santa María.

Marcela Soto y Roberto Barría, académicos del Departamento de Arquitectura de la Universidad Santa María, tienen distintos puntos de vista. Roberto Barría estima que “tal vez lo que ocurre con la mirada crítica al mall es que se le pide que ese proyecto sea el que salve a Valparaíso y creo que lo que sí tiene de aporte, es que aprovecha todas las ventajas acumuladas de las inversiones en el borde durante el gobierno de Ricardo Lagos, como la Cuarta Etapa y el acceso sur, por ejemplo. Es un proyecto de carácter metropolitano más que ciudadano, que devuelve a Valparaíso el flujo de personas que reactiva la ciudad y detrás de esa reactivación, potencialmente hay todo un aporte de iniciativas desde el sector privado, que de alguna manera podrían aprovechar toda esa energía que se genera con dicho flujo”.


Reactivando la ciudad

A falta de un gran proyecto público capaz de aprovechar las ventajas acumuladas, y carente de un proceso de educación de la comunidad porteña enfocado a potenciar la activación desde sí mismos, esta es la mejor opción a su juicio. “Si no se le pidiera recuperar la ciudad, sino simplemente que invierta la flecha de decaimiento, creo que ese proyecto podría ser mirado como una iniciativa que va a generar alrededor del sector del muelle y el borde, una real reactivación de la ciudad. Es una cantidad importante de recursos y no se vislumbra otra alternativa equivalente para destinarlos a ser colocados en la ciudad. Es una recuperación que además ofrece una opción que no tiene Valparaíso, cual es que el habitante usufructúe de esa orilla al modo de paseo, como antiguamente era el malecón”, señala .

Barría destaca que esta propuesta proviene de una estrategia de desarrollo portuario original, que implicaba abrir dicho sector a la ciudadanía. “Al concesionar, nadie puede igualar esa inversión si no promueve un programa que involucre intercambio. Y entonces se comprometen en el proyecto quienes pueden obtener ciertos rendimientos al riesgo que compromete la inversión. Un programa de soporte como, por ejemplo, los museos, también activadores del espacio público, difícilmente tendrán oportunidad de ser financiados desde alguna gestión, pública o privada”, afirma.

Desde su punto de vista, lo que debiera ocurrir ahora es una apertura del proyecto, para que a nivel público y privado se encuentren lineamientos para que deje de ser percibido como algo exclusivamente nocivo, sino que se puedan evaluar también sus externalidades positivas. “Hoy se tiene el relato de un proyecto que presenta una serie de voluntades de acceder a lo que se está solicitando desde la propia gestión pública del puerto, sin embargo, la crítica de la comunidad pensante es sobre aquellas mismas iniciativas que solicitan se resuelvan. Además y de acuerdo a lo conocido, es raro que existan detractaciones a la propuesta que se hacen en base a aspectos que no parecen corresponder a la realidad del proyecto”, señala Barría.


Falta de integración estratégica

Por su parte, Marcela Soto no cuestiona la implantación de dispositivos de inversión privada, “sino que de alguna manera, dicha inversión no compite sanamente con toda la economía de menor escala que tiene Valparaíso, la cual activa barrios y situaciones urbanas de escala media. Algunos países europeos como España colocan las grandes tiendas en las afueras de la ciudad para no competir con el comercio mediano y pequeño. Si se quiere comprar en ellos se debe viajar hasta las afueras de la ciudad. Es por esto que en el interior de la estructura urbana o en las centralidades de la ciudad pueden subsistir los mercados de barrio”.

Por eso, insiste la profesional, en que no es que la implantación del Mall Barón “sea buena o mala; la forma en que está pensada es la errónea. Tenemos mal planteadas nuestras leyes, podría ser una mala inversión para la ciudad. Lo que hace falta son estrategias globales, vinculantes, asociadas a planes de intermodalidad (ya se ha trabajado en ello sin concreción), remate de ejes importante como Av. Argentina o potenciador del eje Brasil universitario del Almendral.

Si hubiesen funcionado los proyectos vinculantes, esa energía asociada al mall y al paseo, a modo de estructura completa, conformaría una situación totalmente distinta. Pero todo se aísla. No se amparan los proyectos en estrategias globales, sino que los proyectos se alimentan de una inversión pública de accesibilidad y de alguna manera no generan desarrollos público aledaños , pues el privado se toma de la inversión pública y no genera desarrollo hacia la ciudad. De hecho, en sí los proyectos de mall son estructuras urbanas aisladas, aparatos que no general ventajas hacia el espacio público”.

La académica agrega que “no hay otra solución para desarrollar las ciudades. El punto es cómo se hace. El Mall Barón no es el gran proyecto de Valparaíso y debemos entenderlo así. El proyecto ha pasado por varias etapas algunas más interesantes que otras como ciertos programas más públicos y educativos, como la idea de un aquarium, pero todos ellos quedaron reducidos al mall en sí”, concluye.

Noviembre 2013
.......
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Desayunos
CLIMATIZACIÓN: Un mercado centrado en mejorar la calidad de vida
AISLACIÓN TÉRMICA Y ACÚSTICA: Aportando al buen vivir
VENTANAS Y HERRAJES: Los desafíos de un mercado altamente competitivo
Contáctenos
Dirección: Sucre 2235,
Ñuñoa, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.