Lunes 24 de Enero de 2022       •      Dólar= $799,76      •      UF=$31.156,54       •      UTM=$54.442

SPA en casa, Mayor bienestar y relajo

Cada vez es más común la práctica de contar con bañeras de hidromasaje, jacuzzis o piscinas termales en casa, en atención a los numerosos beneficios que éstos entregan a la salud de las personas y al escaso tiempo que impide muchas veces visitar un centro de SPA.

La visión de los kinesiólogos

Las técnicas de masaje bajo el agua o hidromasajes, son conocidas desde hace muchos siglos. Como señala la kinesióloga Mirtha Medina Morales, habitantes de regiones distantes en la antiguedad las conocieron y practicaron, beneficiándose de sus ricas posibilidades de alivio de dolencias relacionadas con la artrosis, en especial de cadera, dolores reumáticos, lumbalgias, cefaleas, enfermedades circulatorias y artritis, entre otras. No menor es su positivo efecto sobre cuadros de stress y como estimulante y revitalizante del sistema inmunológico.

“En Alemania, lugar en que hice mis estudios de Fisioterapia y Kinesiología, el hidromasaje era ampliamente utilizado como terapia curativa y paliativa. Numerosos pacientes acudían a los centros médicos y recibían estas terapias. Ampliamente utilizado era el masaje con chorros de agua a diferentes temperaturas”, indica la especialista.

Coincidiendo con lo anterior, Magdalena Chamorro Giné, Docente Escuela de Kinesiología de la Universidad Mayor, sostiene que tomar un baño en un hidromasaje, jacuzzi o piscina termal permite aliviar variadas dolencias que afectan el sistema musculo esquelético, como contracturas musculares, dolores crónicos y enfermedades reumáticas, además de ayudar a combatir el estrés y trastornos de fatiga y ansiedad. “Los baños de hidromasaje son beneficiosos, principalmente, para la eliminación del estrés. El agua a temperatura caliente más la presión de los chorros relaja la musculatura, mejorando la flexibilidad y la presencia de dolores crónicos. El hidromasaje activa la circulación sanguínea, produce vasodilatación arterial y favorece la estimulación flebolinfática. El agua termal, por su parte, tiene beneficios descontracturantes por la temperatura y contiene minerales favorables para la piel tales como sodio, cloro, hierro, bromo, fósforo, flúor, entre otros”.


El efecto del calor del agua y los masajes

El neurólogo Eduardo Moroni, explica que cuando el calor del agua y los masajes activan la circulación, los vasos sanguíneos se abren a nivel de la piel, precisamente para perder el calor que les está llegando, lo que produce que llegue más sangre en las estructuras que están cerca de la piel. Ello tiene un efecto antiinflamatorio en caso de que exista alguna articulación o músculo inflamado, porque la sangre trae los elementos químicos para reparar el daño que produjo la inflamación.

Asimismo, señala que otro efecto de este tipo de baños es la relajación muscular. “El músculo se contrae con el frío para producir calor o cuando estamos tensos contraemos los músculos inconscientemente y aquí ocurre lo contrario”, afirma.

Añade que a esto se suma el efecto psicológico de estar en un lugar tranquilo, agradable y protegido, lo cual disminuye la actividad del sistema simpático, que activamos cuando nos sentimos amenazados y que si es prolongado nos lleva al estrés.


Tecnologías más accesibles

Si bien los hidromasajes y baños en aguas termales tienen beneficios que muchas veces pueden ser desapercibidos por los usuarios, están comprobados sus beneficios para la salud física y mental.

Mirtha Medina comenta que, a diferencia de antaño, “las posibilidades tecnológicas actuales permiten la instalación de dispositivos de hidroterapia en casa, conociéndose distintos tipos y modelos que difieren en tamaño y características de los surtidores de agua. De este modo, la familia puede beneficiarse de estas terapias de manera habitual”.

Añade, sin embargo, que siempre será conveniente la consulta previa con especialistas de salud, que podrán indicar la periodicidad, intensidad y temperatura más adecuadas a la dolencia que se quiere aliviar.

Complementando esta idea, Magdalena Chamorro Giné, explica que “se debe tener precaución en el uso de estas medidas terapéuticas en mujeres embarazadas, personas con inestabilidad hemodinámica y con patologías cardíacas. El agua a temperaturas sobre 33ºC puede provocar hipotensión debido a la vasodilatación arterial y en mujeres embarazadas podría producir hipertermia fetal”.

Spas que aportan a la decoración

Parte del relajo en un ambiente de spa está dado por el diseño y la estética, es importante que en cada proyecto de interiorismo de estos espacios en el hogar, se cuiden aspectos como los materiales y terminaciones de cada equipamiento. Si se trata de una bañera de hidromasaje, por ejemplo, es necesario que ésta se adapte al estilo de la sala de baño. Para ello, existen distintos diseños de bañeras, algunas de modelos clásicos y otros más vanguardistas. Lo mismo ocurre con jacuzzis y otros productos. La premisa final, es llevar el diseño al hogar y sentirse en casa como en un verdadero spa.

Agosto 2013
.......
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Desayunos
CLIMATIZACIÓN: Un mercado centrado en mejorar la calidad de vida
AISLACIÓN TÉRMICA Y ACÚSTICA: Aportando al buen vivir
VENTANAS Y HERRAJES: Los desafíos de un mercado altamente competitivo
Contáctenos
Dirección: José Manuel Infante 919,
Providencia, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.