Martes 23 de Julio de 2019       •      Dólar= $688,21      •      UF=$27.953,42       •      UTM=$49.033
Paulina Villalobos Arquitecta especialista en iluminación y creadora de Noche Zero
Su cruzada por la cero contaminación lumínica

El Desierto de Atacama y su cielo más estrellado del mundo fue el escenario que dio vida a Noche Zero, una iniciativa que por primera vez en la historia reunió a expertos mundiales con un gran objetivo: replantear la iluminación de las ciudades para disminuir la contaminación lumínica que nos afecta sin siquiera sospecharlo. La idea surgió de la arquitecta chilena Paulina Villalobos, especialista en iluminación y Directora de DIAV, que durante sus años de estudio en países como Alemania, Japón, Suecia y Finlandia fue albergando la duda creciente de hasta qué punto la iluminación artificial aportaba a la calidad de vida de las personas o, al contrario, podría afectar el natural equilibrio del medioambiente, el ecosistema, el patrimonio y el organismo humano. Su inquietud tuvo eco y generó un movimiento de repercusión mundial.

El Profesor de la NASA y de la Thomas Jefferson University, George Bernard; el astrónomo y director de ESO, Massimo Tarenghi; y el secretario General de la UNESCO, Cipriano Marín; fueron algunos de los expertos mundiales que respondieron al llamado de Noche Zero. Vinieron a Chile entre en octubre pasado y bajo el cielo del norte de nuestro país firmaron el Manifiesto de Atacama, en el que junto a destacados arquitectos, diseñadores y fotógrafos de todo el mundo, entre otros profesionales, se comprometieron a trabajar para replantear las bases del uso de la luz en las ciudades.

¿Es tan grave la contaminación lumínica en el mundo?
Es gravísima y con el tiempo nos dimos cuenta que tiene múltiples consecuencias. Afecta a la ciencia porque impide la observación del cielo en la mayoría de los países del mundo, altera el ecosistema porque interviene con el ciclo de vida de la flora y la fauna al modificar la luz natural durante el día y la noche, aumenta el consumo de energía, tiene importantes consecuencias sobre la salud de las personas porque trastorna el ciclo circadiano que regula las funciones metabólicas del organismo, y disminuye la calidad de vida de la gente que habita las ciudades.

La iluminación, ¿cuándo comenzó a ser un problema?
Desde hace décadas. Este no es un problema exclusivo de Chile, sino de carácter mundial, que radica en que las ciudades se están iluminando con la misma tecnología, criterios y normativa de los años cincuenta, que se desarrolló para el automóvil y no para las personas, y donde más luz era sinónimo de mejor iluminación. Ahí nace el primer problema, porque la tecnología que masivamente se utiliza para iluminar no está adecuada a las necesidades del mundo de hoy.

¿Existe exceso de iluminación?
Así es. En base a criterios de los años cincuenta se iluminaron las calles de todas las ciudades del mundo, los edificios, las casas. La consecuencia es que producto de eso, cerca del 70% de la población del mundo va a morir sin haber visto la vía láctea, pudiendo hacerlo.

Genera un daño al patrimonio universal…
Exactamente. Estudios astronómicos hechos en base a investigaciones satelitales revelaron que al analizar el territorio construido de algunos países, versus su contaminación lumínica, es posible afirmar que el 100% de las personas que habitan el territorio japonés, el 99% de las que viven en Europa y el 99% de la población de Norteamérica, no puede ver las estrellas. En Chile, en el 87% del territorio habitado, tampoco es posible verlas.

¿Esto motivó la creación de Noche Zero?
Sí, porque es urgente hacer algo para detener el daño que la contaminación lumínica está provocando. Tampoco se trata de quedar a oscuras, porque nadie quiere vivir en ciudades con poca luz, pero es necesario que todos estos valores y objetivos convivan armónicamente. Por eso dimos vida a Noche Zero, un encuentro mundial que reunió a los máximos representantes de cada área: la NASA, UNESCO, ESO, Lighting Design Association y Light Collective, además de Nathional Geographics y Universidad Católica del Norte, con el apoyo de numerosas empresas privadas.

¿Qué objetivos persigue?
Transformarse en una plataforma a nivel mundial, que conecte las diferentes áreas y se transforme en un promotor y facilitador de la temática de la luz, para conducir las iniciativas relacionadas con mejorar la iluminación de las ciudades del planeta. Necesitábamos un canal para intercambiar esta información y ya lo tenemos.

¿Cómo distintas disciplinas pueden minimizar este impacto?
Los profesionales expertos en iluminación pueden aportar muchísimo. A través de ellos urge replantear una nueva forma de iluminar las ciudades, incorporando las nuevas tecnologías disponibles, el conocimiento que hoy existe acerca del comportamiento metabólico del ser humano y su reacción frente a la iluminación artificial, las nuevas variables sobre ahorro energético, la relación de la iluminación sobre el medioambiente, flora y fauna. Todo esto permitirá recuperar la belleza del cielo y asegurar el éxito de la investigación astronómica y, sobre todo, mejorar la calidad de vida de las personas.

Diciembre 2012
.......
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Desayunos
MERCADO DE PISOS INDUSTRIALES: La unión que hace la fuerza
MERCADO DE IMPERMEABILIZACIÓN Y TUNELERÍA: Alta competitividad, bajos precios, innovación para crecer
CALEFACCIÓN EFICIENTE: Cambio de paradigma
Contáctenos
Dirección: Sucre 2235,
Ñuñoa, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.