Inicio
Facebook
Twitter
Lunes 23 de Octubre de 2017         •         Dólar= $631,11         •         UF=$26.648,67         •         UTM=$46.786

La pintura en la construcción:
Más que una mano

"A pesar que el actual escenario económico provoca un clima de incertidumbre, los “pintureros” nacionales enfrentan con optimismo el futuro de su industria. La pintura es lo primero que ve el comprador de una vivienda, por lo que escatimar en su calidad es el menos recomendable sistema de ahorro que un constructor puede elegir. Avanzar en el establecimiento de normas de calidad que sirvan para hacer más transparente al sector y profundizar las acciones de educación del mercado respecto a los distintos tipos y usos de las pinturas, son algunos de los temas que conversamos con los principales actores del área en el desayuno organizado por la Revista Construcción. "

José Miguel Aparicio, CERESITA.
Guido Ríos, SOQUINA.
Alfredo Silva, CHILCORROFIN.
Roy Burnett, SHERWIN-WILLIAMS.
Iván Werth, REVOR.
Jorge Risopatrón, COLEGIO DE CONSTRUCTORES.
César Vargas, COLEGIO DE CONSTRUCTORES.
Agustín Martínez, ADARGA.
José Antonio Pérez, TAJAMAR.

Es indudable que el actual momento económico ha afectado a las industrias que participan en el sector de la construcción, incluyendo a aquellas dedicadas a la fabricación de pinturas, que han visto disminuir la tasa de crecimiento de sus ventas, tanto de los productos orientados al llamado «primer pintado» como aquellos diseñados para la mantención de las viviendas.

Como explica José Miguel Aparicio, Jefe de Marketing Directo de Industrias Ceresita, «en los últimos tres o cuatro años, hemos notado que la tasa de aumento de ventas es significativamente inferior al ritmo que teníamos antes de 1998, incluso, en nuestro caso que tenemos una mayor participación en pinturas para repintado». «Aún así, las fábricas conservan su tendencia al alza, lo que implica que debemos ser más competitivos y eficientes para encontrar caminos que permitan levantar el sector», acota Guido Ríos, Sub Gerente Area Construcción de Soquina.

También las empresas dedicadas a cubrir las demandas específicas del área industrial, minera, forestal o comercial como Chilcorrofin han debido adecuarse a un ritmo de menor crecimiento. «Ese es un mercado que estaba creciendo explosivamente hasta el año 1998, pero ahora nuestro crecimiento está cercano a un 2%, lo que no es muy alentador comparado a los anteriores que fluctuaban entre un 10% a un 12% anuales», comenta Alfredo Silva, Jefe de Marketing.

Sin embargo, a pesar que el mercado crece menos, se ha incrementado la presencia de competencia proveniente de otros países, los que se introdujeron en Chile con diversos grados de éxito. No obstante, los presentes en este desayuno coinciden en destacar la positiva reacción que han tenido las marcas nacionales frente a los productos importados. «La industria nacional sacó nuevos productos, substituyendo los que se traían de afuera, mejorando los niveles y manteniendo un precio competitivo. Con la globalización, habrá intercambios de un país a otro, y tal como algunos productores externos están tentando al mercado nacional, también los fabricantes chilenos están abriéndose al exterior. En todo caso, es un sector muy dinámico en este último tiempo, en el que tenemos presencia internacional y bastante desarrollo de productos a nivel nacional. Esto realmente va a marcar el futuro», asevera Roy Burnett, Subgerente Industrial de Sherwin- Williams. Para Silva, la evaluación es similar. «Creo que tenemos excelentes productos. Estuve en el Hardware Show de Chicago, buscando productos nuevos que podrían resultar interesantes para Chile y me sorprendí gratamente al comprobar que tenemos tecnología a la par».

Dentro de los factores que han posibilitado esta reacción de la industria nacional, Iván Werth, Gerente de Ventas de Pinturas Revor, subraya la capacidad técnica de la misma. «Es capaz de competir con cualquier industria dentro del ámbito internacional. Sólo falta que la competitividad sea factible, en cuanto a precios, de acuerdo a los márgenes que buscamos», afirma.

 

Normar la industria

No obstante, para los asistentes es necesario que existan normas para homologar los productos, que permitan compararlos entre sí y con los provenientes del extranjero, con el fin de asegurar un nivel básico de calidad. Según Ríos, «para nuestra industria, este es el tema más conflictivo. No hay normas que especifiquen qué tipo de pintura se debe usar en ciertas construcciones o qué porcentaje de determinados componentes pueden y deben contener. En la actualidad, no hay un procedimiento para cotizar nuestros productos y eso significa que debemos interrogar al cliente sobre qué tipo de construcción va a pintar».

La situación es preocupante, según los directivos del Colegio de Constructores Civiles presentes en la ocasión. Para Jorge Risopatrón, Director Nacional de la entidad gremial, «hay muy pocas normas y no son obligatorias. Sólo si el fabricante asegura cumplir con cierta normativa, se le puede exigir. De la misma forma, un producto de calidad inferior calidad puede durar un tercio que uno mejor. Pero, para hacer la economía inmediata, lo usan, pero al usuario le sale mucho más caro, porque va a tener que reponer en muy poco tiempo». Según César Vargas, Presidente Nacional, «en Chile no tenemos más de 800 normas, además muchas de ellas están obsoletas y es por eso que hoy las autoridades nacionales están muy preocupadas de este tema». Para Agustín Martínez, Gerente Comercial de Pinturas Adarga, la falta de normativas y de especificaciones no permite garantizar que las constructoras usen las pinturas adecuadas. Revela que «es muy importante partir en base a qué valor se adjudica un proyecto. ¿Es realmente capaz de cumplir con las exigencias?, ¿es capaz de poder financiar determinadas especificaciones técnicas y de calidad con lo que se está cobrando?».

 

Para un comprador mejor informado

Para los presentes, otro aspecto que la industria debe mejorar es la transmisión de información entre los fabricantes y las personas que influyen en la compra, de manera que se realice una correcta elección de pinturas y así poder garantizar una vida útil más larga.

Para Burnett, «lo que percibe el comprador es el envase, que no tiene ninguna característica del producto, pero los datos con los que debería contar deberían ser mucho más amplios. Creo que falta educación de consumo. En ese sentido, hay que enseñar un poco más a los consumidores. Muchas veces, un látex se usa en situaciones totalmente opuestas a las que se debieran utilizar».

«Por responsabilidad en gran medida de los fabricantes de pintura, algunos arquitectos y constructores saben muy poco de los productos. Entonces, en ocasiones, pecan de ignorancia y recomiendan productos equivocados. En la medida en que no logremos entregar más información, la culpa es de la marca, y en eso estamos embarcados de modo de poder brindar educación en el mercado respecto a las cualidades de los distintos tipos de pintura. Por eso, tiene que haber una preocupación de los fabricantes por eliminar esta brecha de conocimiento», asevera Aparicio.

Con este fin, los fabricantes han tomado diversas estrategias para resolver este problema. «Ahora se usan nombres que tienen relación con el uso, para facilitar la tarea al usuario. Por ejemplo, el público no entendió el esmalte al agua, pues siempre lo conocieron como un producto sintético. Actualmente se llama «Pieza y Fachada» y su venta ha ido subiendo de manera sostenida. En el caso de las pinturas especializadas, comenta Silva, «hay una aplicación más compleja que la decorativa, por lo que vienen con una hoja técnica y eso también nos ha dado bastante buen resultado».

Sin embargo, los asistentes coinciden en reconocer que, si bien aún falta mayor formación de los usuarios, éstos ya conocen las ventajas de los productos de las gamas superiores. «Vemos que las líneas intermedias se venden mejor que las económicas y que las Premium también han ido aumentando su participación y creemos que eso se debe a la presencia de vendedores en puntos de venta y a la incidencia que van teniendo el pintor y el arquitecto», asegura Aparicio. Por otra parte, para Burnett, «hay un cambio de percepción de parte del comprador, quien se está dando cuenta que es un mal negocio pintar con un producto de mala calidad».

Según José Antonio Pérez, Gerente Comercial de Pinturas Tajamar, «otra razón es que el concepto Hágalo Usted Mismo se está haciendo cada día más popular».

En definitiva, el resumen es halagüeño, pues a pesar que la construcción aún no retoma las tasas de inversión de hace unos pocos años, el mercado en general ha logrado captar que siendo la pintura un ítem cuyo porcentaje en el total de una obra es muy pequeño, cumple con un importante rol en la percepción que los potenciales clientes se hacen del valor de las propiedades. Por ello, abaratar costos con productos de mala calidad en este segmento, termina en una pésima inversión para el constructor.

Octubre 2001
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Ingresa los caracteres de la imagen:
Comentarios acerca de este artículo
Ivan Ulloa ADO (11/11/2014)

Nesecito realizar maquillaje en muro de hormigo que material me recomiendan

GRUPO EDITORIAL EMB
Sucre 2235 Ñuñoa
Santiago
Chile
Fono: (56.2) 433 5500
info@emb.cl
www.channelnews.clww.ng.clwww.gerencia.clwww.embdinero.clwww.electroindustria.cl
Resolución mínima: 1024 x 768

© Copyright 201
2 Editora Microbyte Ltda.