Martes 28 de Enero de 2020       •      Dólar= $784,66      •      UF=$28.335,51       •      UTM=$49.673
Clemente Pérez
Errázuriz, Subsecretario
de Obras Públicas
“Los tratados de libre comercio aumentarán los flujos de capital”

El 1 de Julio asumió como Subsecretario de Obras Públicas, Clemente Pérez, abogado que cuenta con una amplia trayectoria en el ámbito del servicio público. Ex Presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica, FEUC, y Master en Políticas Públicas de la Universidad de Geortown, se ha desempeñado como consultor del Banco Mundial y el BID, ha sido Director Nacional de la Comisión Nacional del Medio Ambiente, CONAMA, Director del diario La Hora y creador de la empresa de asesoría ambiental Sustentable.cl, entre otras labores. A punto de cumplir cuatro meses de trabajo en su actual cargo, y luego de superados los problemas de conocimiento público que afectaron al Ministerio, Clemente Pérez ha debido enfrentar el nuevo escenario que se presenta tras la reciente firma del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, el cual se suma a los ya suscritos con la Unión Europea y Corea del Sur, aspecto que, entre otros temas, conversamos en la siguiente entrevista.

¿Qué efectos tendrán los tratados de libre comercio en la construcción?
Para ser capaces de generar las condiciones objetivas y favorables de integración frente a los tratados de libre comercio que permita aspirar como país a sostenidas tasas de crecimiento económico, es necesario disponer de una infraestructura que responda a los requerimientos de más y nuevas actividades productivas. La integración de Chile con el mundo, implicará un aumento de los viajes y las exportaciones, para lo cual se requiere de una adecuada capacidad portuaria y aeroportuaria, una red de caminos de buen estándar, que permita conectar nuestras ciudades puertos al resto de la región a través de pasos fronterizos, y corredores bioceánicos.

En resumen, los tratados de libre comercio son una de las principales posibilidades para experimentar en los próximos años un aumento del PIB, generado en parte por el crecimiento de la inversión tanto pública como privada en el sector infraestructura.

¿Cómo influirán estos requerimientos en el desarrollo del sistema de concesiones?
Las concesiones se verán potenciadas porque los tratados de libre comercio aumentarán los flujos de capital, mejorando el sistema y abriendo espacios para nuevos proyectos. Hay que tener en cuenta que uno de los aspectos fundamentales en esta materia es el financiamiento, y es sabido que uno de los impactos de los TLC es la disminución del riesgo país, lo que permitirá a las empresas chilenas acceder a capitales para poder competir con empresas extranjeras, con lo cual también podrán postular a los nuevos proyectos de concesiones. Las estamos invitando a participar directamente en nuestra cartera de proyectos, y no solamente como socios minoritarios de otras empresas, con lo que aumenta la competencia.

¿Habrá un aumento de transferencia tecnológica en las obras de infraestructura?
Nuestra infraestructura ha tenido un desarrollo muy fuerte en los últimos años, logrando incorporar los últimos avances presentes en el mundo, como por ejemplo los sistemas de telepeajes en autopistas urbanas, modernos elementos de seguridad vial y señalética adecuada para prevenir accidentes, todo lo cual goza de un alto estándar y nivel tecnológico y que esperamos seguir implementando. No debemos olvidar que el transporte en el mundo está sufriendo cambios estructurales, producto de la incorporación de los grandes avances tecnológicos en comunicaciones, en electrónica y en computación, los cuales pueden contribuir de manera significativa a la solución de los problemas de congestión y seguridad, a través de medidas de gestión. De ahí que, como Estado, debemos seguir creando el ambiente propicio para incorporar las nuevas tecnologías que mejor se adecuen a nuestra realidad.

¿Cómo se encuentra Chile en relación a los países de la región en esta materia?
Estamos apostando a generar un país capaz de competir de igual a igual, globalizado y moderno. Sin embargo, existe una distancia física que no podemos negar, está la cordillera, el desierto y el océano Pacífico, por lo que la integración que estamos realizando se debe traducir en menores aranceles y costos de transporte que permita disminuir la distancia económica al resto de los países. Además, si logramos generar un país plataforma, en que Chile sea la conexión de América Latina con Asia, deberemos mejorar las obras de infraestructura, como la nueva pista que vamos a hacer el próximo año en el aeropuerto Comodoro Arturo Merino Benítez, que es el tipo de infraestructura que va de la mano con la firma de tratados de libre comercio.

En comparación a otros países de la región, Chile es el segundo país de Sud América en carga portuaria; mueve más de 72 millones de toneladas anuales, superando a Argentina, que tienen 60 millones, y situándose después de Brasil, todo ello gracias a una política de modernización del sector portuario a través de la Ley de Emporchi del año 1997, que a la fecha ha permitido triplicar nuestra capacidad de transferencia portuaria.

En materia de carreteras hemos crecido fuertemente, aumentando el número de kilómetros pavimentados de 10 mil a 16 mil en sólo diez años, de los cuales se aumentó de 320 a 2.100 kilómetros de doble calzada, por lo que estamos muy bien posicionados en el ranking de los países latinoamericanos de mayor infraestructura. Complementario a lo anterior, tenemos una política de cielos abiertos, que en conjunto con la concesión de nueve terminales aéreos nos permite contar con las tarifas de embarque más bajas en comparación con otros países de la región. Por eso, si nos comparamos con otros países, estamos desarrollándonos, pero aún nos queda por avanzar para disminuir la distancia económica.

¿Cómo proyecta el desarrollo de las ‘obras públicas’ de aquí al año 2010?
Vamos a tener construidos la mayor parte de los proyectos del Bicentenario, lo que significará contar con una red de pasos fronterizos en la mayor parte de las regiones y más aeropuertos en el país, con una segunda pista en Santiago y el desarrollo de los terminales de Arica y, probablemente, Tongoy y Temuco.

Sin embargo, más allá de estas obras, los proyectos con miras al Bicentenario pretenden mejorar la calidad de vida en nuestras ciudades. Por ejemplo, las ciudades puerto van a haber recuperado su contacto con el mar, como Valparaíso, San Antonio y Antofagasta, donde se trasladará gran parte de las labores portuarias hacia otros lugares, desarrollando proyectos tan importantes como caminos de acceso, playas artificiales y espacios públicos para la comunidad. Asimismo, tendremos una red de concesiones urbanas en Santiago y la red de transporte TranSantiago, que será equivalente a la de un país desarrollado; con buses articulados, tarifas integradas y tecnología limpia, además de una red de Metro más extensa. Sumado a ello, trataremos de profundizar la conexión de nuestras redes estructurales con rutas costeras y precordilleranas. Ello no sólo con el objeto de favorecer la movilidad de las personas por viajes más cortos, sino que además contribuir al equilibrio territorial en cuanto a contar con un país con más oportunidades, más desarrollado y con mayor equidad, con miras al Bicentenario.

Octubre 2003
.......
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Desayunos
CLIMATIZACIÓN: Un mercado centrado en mejorar la calidad de vida
AISLACIÓN TÉRMICA Y ACÚSTICA: Aportando al buen vivir
VENTANAS Y HERRAJES: Los desafíos de un mercado altamente competitivo
Contáctenos
Dirección: Sucre 2235,
Ñuñoa, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.