Jueves 23 de Enero de 2020       •      Dólar= $771,88      •      UF=$28.330,95       •      UTM=$49.673
Vivienda en Chile:
Escasa mano de obra en el sector impulsa nuevas soluciones más eficientes
Fuente: Leonardo Gálvez Herrera, Jefe Área Edificación, Instituto del Cemento y del Hormigón de Chile

La últimas cifras publicadas en Chile por el Instituto Nacional de Estadísticas hablan de una tasa de desempleo del 6.6% a nivel nacional, niveles históricos en términos del bajo desempleo en el último semestre del 2012, cifra que se ha mantenido en torno al 6.5%. En tanto, en el sector construcción, la preocupación radica en encontrar gente disponible para trabajar en el área. Las cifras del trimestre abril-junio, revelan una ocupación de 625.000 personas sólo en el sector de la construcción, en un contexto en que históricamente el tamaño de este sector se estimaba en torno a las 600.000. Esto supone que el sector está creciendo y atrayendo gente que no se declaraba perteneciente a él, fenómeno que se condice perfectamente al visitar obras, en que no es novedad encontrar extranjeros e incluso mujeres en faenas de terminación, pintura, y labores de aseo.

Es  así, que en proyectos de casas que normalmente se planificaban para terminar en 12 meses, hoy están programando sus fechas de término para 18 meses, debido a la continua falta de mano de obra en el sector construcción, y que se ha visto agravada por el crecimiento explosivo del sector minero que se ha llevado parte importante de la mano de obra que habitualmente se desempeñaba en el sector centro y sur del país.

¿Qué hacer en tiempos de escasez de mano de obra?
Mayores eficiencias es la respuesta que muchas constructoras están buscando hoy en día, esto debido a que con la disponibilidad de mano de obra actual no es posible llegar a los plazos comprometidos con el mandante. Es así que muchas constructoras están optando por buscar nuevos sistemas constructivos que mejoren los ritmos de construcción.

Avanzar a soluciones constructivas que mejoren la productividad inmediatamente ha hecho que el sector vivienda, que tradicionalmente ha ocupado sistemas constructivos intensivos en mano de obra ponga sus ojos en sistemas industrializados con uso de hormigón, esto se ve reflejado en los datos estadísticos, que sitúan el último mes de junio como punto más alto de la serie histórica en participación de la vivienda de hormigón en Chile alcanzando un 18.5% del sector casas. Sin embargo, esta tendencia no se queda atrás en el segmento mediana altura (edificios de hasta cinco niveles), en donde la tecnología constructiva es similar a la de las casas, en que la participación del hormigón ha alcanzado un 86%, cifra que significa un incremento de 30% en los últimos 24 meses. Ello refleja la respuesta natural del mercado de la vivienda a avanzar a soluciones constructivas menos intensivas en mano de obra, tendencia que se espera continúe en esta dirección.
 

Figura 1: Sistema Manuportable. Vivienda social industrializada en sitio.

Nuevas soluciones constructivas

La tendencia a mantener la solidez de la casa y mejorar los ritmos de construcción ha impulsado fuertemente los sistemas de moldajes manuportables (ver Figura 3). Esta tendencia se sostiene en constructoras que comenzaron hace uno o dos años probar este tipo de moldajes en conjuntos donde simultáneamente se construía otro lado del mismo proyecto pero en sistemas tradicionales. La respuesta fue clara, con las mismas cuadrillas y ritmos de construcción aumentaban a prácticamente el doble los rendimientos de mano de obra en el avance de obra gruesa. Esta “prueba y error” de las constructoras fue necesaria para cerciorarse que efectivamente los sistemas constructivos funcionan en las propias condiciones de la constructora, más allá de los estudios y análisis teóricos que se pudiesen haber hecho previamente a la adquisición del sistema constructivo la recomendación es probar y comparar en terreno con su propia gente.


Sistemas constructivos en sitio v/s sistemas prefabricados


¿Cómo evaluar si un conjunto de 150 viviendas debe construirse con sistemas industrializados en sitio o bien hacer uso de sistemas prefabricados? La respuesta a esta pregunta no es fácil, sin embargo, el denominador común es la industrialización, es decir, generar mayores rendimientos con la menor cantidad de recursos, bajo un alto estándar de calidad y seguridad. El concepto de prefabricación tiene como gran ventaja la estandarización y control de calidad del producto final, aspecto que en obra es más difícil de cumplir, más no imposible. Es así que en grandes conjuntos de vivienda es posible llevar la “industria” a terreno y generar una producción en serie de viviendas en la misma obra, es el caso del conjunto “Isla de Maipo” conjunto de 1142 viviendas sociales en donde se alcanzaron ritmos de seis unidades diarias con hormigón vaciado en sitio y moldajes manuportables. Este es un claro ejemplo de estandarización y alta productividad en sitio.

Figura 2: Panel Ferrocemento. Figura 3: Panel Hormigón con alma de icopor. Figura 4: Hormigón Lanzado sobre marcos metálicos en casas de dos pisos. Figura 5: Bloque de icopor.

Un sistema constructivo que ha venido tomando fuerza los últimos años en Chile es el ferrocemento, sistema de paneles delgados de hormigón que se arman manualmente para conformar la vivienda (ver Figura 4). Este sistema ha tomado fuerza al sur del país y tuvo gran protagonismo post-terremoto del 27 de febrero de 2010. Con una participación más acotada dentro del mercado nacional, pero no por eso menos importante está el sistema constructivo de paneles de hormigón con alma de poliestireno expandido (ver Figura 5), este sistema ha tenido cabida en conjuntos menos numeroso de viviendas y en un segmento ligeramente más alto que el ferrocemento. Además del rápido montaje que logra este sistema, uno de los aspectos destacables de este sistema es la preinstalación de ductos eléctricos.

En cuanto a sistemas semi-industrializados nos encontramos con dos sistemas; El bloque de poliestireno expandido (ver Figura 7) sistema que destaca por su aislación térmica interior y exterior de manera simultánea, además de no necesitar moldajes para la construcción de la vivienda. Por otra parte, un novedoso sistema constructivo de viviendas con aislación térmica incorporada en la mezcla ingresó recientemente al mercado chileno (ver Figura 6), se trata de un sistema que se basa en la proyección de hormigón con bolitas de poliestireno expandido.

Octubre 2012
.......
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Desayunos
CLIMATIZACIÓN: Un mercado centrado en mejorar la calidad de vida
AISLACIÓN TÉRMICA Y ACÚSTICA: Aportando al buen vivir
VENTANAS Y HERRAJES: Los desafíos de un mercado altamente competitivo
Contáctenos
Dirección: Sucre 2235,
Ñuñoa, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.