Viernes 24 de Enero de 2020       •      Dólar= $767,99      •      UF=$28.331,86       •      UTM=$49.673
col.jpg (7612 bytes)
Por José Francisco
Benavides Núñez, Profesor Adjunto Escuela de Construcción Civil UC
Presidente del Comité de Diseño Nº3 del Instituto de la Construcción
COLUMNA
Necesidad
sectorial de un Sistema de Certificación de Competencias Laborales

Un antiguo anhelo del sector construcción es contar con un Sistema de Certificación de Competencias Laborales (SCCL), de hecho nuestra Cámara sectorial lleva varias décadas impulsando múltiples iniciativas y recientemente el Instituto de la Construcción ha intentado coordinar a los distintos actores de la construcción con este fin. Ello permitirá obtener un mejor aprovechamiento de la gran cantidad de mano de obra que utiliza la construcción, además de dejar atrás la condición de “artesanal” que nos destaca negativamente frente al resto de las ramas productivas del país.

Es un tema recurrente en la construc-ción la preocupación por el mejoramiento de la calidad de la vivienda,que se refleja en la reciente modificación a la Ley de Calidad, donde se estable-cen nuevos plazos y responsabilidades con respecto a los costos de re-paraciones e indemnizaciones que de-ben incurrir las empresas del ramo. En general, los gastos de reparaciones tienen que ver con fallas en los ámbitos del diseño, los materiales es-pecificados y la ejecución de las obras. Este último directamente relacionado con la competencia de los trabajadores, la cual en Chile no es posible de asegurar, debido a que no existe un método de certificación de competencias laborales formal que sea utilizado por quienes la contratan.


Un cambio necesario

Muchos de los trabajadores del sector cumplen funciones como especialistas en distintas áreas: albañilería, carpintería, instalaciones sanitarias y terminaciones, entre otras. En muchos casos, esas tareas son eje-cutadas por personas que no tienen las competencias suficientes para desempeñar su función correctamente. Por su parte, las empresas constructoras o contratistas de mano de obra no disponen de un sistema para asegurar una buena selección, con el alto riesgo de contratar trabajadores sólo mirando su experiencia y currículo, lo cual no es suficiente.

Una forma para asegurar la calidad de obras en cuanto al ámbito de la ejecución es la certificación de las competencias laborales. Por medio de instrumentos de evaluación que miden sus conocimientos teóricos, sus habilidades, destrezas y actitudes (pruebas escritas, simulaciones en laboratorios y talleres, demostraciones prácticas en diferentes condiciones, entre otras) se puede obtener la "evidencia" deseada para asegurar una real competencia en distintas áreas.


La realidad nacional

En Chile, más del 90% de los trabajadores no recibe una educación formal para desempeñarse como trabajadores de la construcción, recibiendo, además, una capacitación escasa, por lo que es difícil saber quiénes son competentes.

El conocimiento, habilidad, y destreza debe demostrarse a través de una certificación de competencias. En la construcción, se han desarrollado al-gunas experiencias en instalaciones de gas auspiciadas por la SEC. También existen programas de certificaciones realizadas por las Corporacio-nes de Capacitación y Educacional de la Construcción, pertenecientes a la CChC, pero se han encontrado con problemas en la implementación. Por ejemplo, algunas empresas solicitan certificaciones a medida y no median-te un sistema único a nivel nacional, y consideran ciertos perfiles de compe-tencias como estratégicos, no compartiéndolos. Asimismo, el alto costo de certificación constituye un panora-ma complicado para las Pymes de no existir incentivos tributarios para realizarlas. También hay un desincentivo en las empresas, producto de los altos costos y rotación en los puestos de trabajo.

Si la construcción se suma al futuro SNCCL o crea uno exclusivo, éste debiera definir y consensuar urgentemente las áreas y subáreas de especialidad, la clasificación de cada uno de los oficios de éstas, los niveles y las unidades de competencias de estos oficios, las recomendaciones a los actores que participarán en el sistema (regulado por ley o por el mercado), y las evaluaciones a realizar, entre otras. Existe el convencimiento de que el éxito de la implementación de un SNCCL dependerá del compromiso de los actores involucrados, principalmente, las empresas constructoras, que podrán plantear los requerimientos y aportar los puntos de vista en cuanto a sus necesidades de certificación de las competencias laborales de sus trabajadores.

Agosto 2006
.......
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Desayunos
CLIMATIZACIÓN: Un mercado centrado en mejorar la calidad de vida
AISLACIÓN TÉRMICA Y ACÚSTICA: Aportando al buen vivir
VENTANAS Y HERRAJES: Los desafíos de un mercado altamente competitivo
Contáctenos
Dirección: Sucre 2235,
Ñuñoa, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.