Martes 16 de Julio de 2019       •      Dólar= $679,05      •      UF=$27.953,42       •      UTM=$49.033
mes1.jpg (4855 bytes)
Sergio Toro,
Director Ejecutivo del INN
“La construcción ha sido
el sector más proclive a normalizar en todas sus áreas”

Es un hecho innegable que el crecimiento y globalización de los mercados torna indispensable la existencia y cumplimiento de normas que establezcan reglas, criterios o características para determinados materiales, productos o instalaciones, mejorando aspectos como calidad, seguridad y competitividad. Conversamos con Sergio Toro, Director Ejecutivo del Instituto Nacional de Normalización, quien nos comenta respecto de los últimos avances en el tema, en el sector de la construcción.

¿Cuáles son las normas de construcción y de productos más importantes que se han aprobado último tiempo dentro del sector construcción?
Existen seis nuevas normas en membranas asfálticas a través de las cuales se ha conseguido normalizar la producción e importación de este material que no cumplía con un espesor mínimo. Hoy, la industria se ha puesto de acuerdo en una designación común que indica las principales características del producto. El cumplimiento de las nuevas normas permitirá que las membranas puedan ser instaladas sin ser estropeadas o rotas, ya que señalan al consumidor requisitos como el tipo de membrana, la flexibilidad de ésta, protección, espesor y resistencia, entre otras cosas, entregando una información más completa al usuario.

También en el ámbito de material de madera existe un grupo de cinco nuevas normas realizadas con el INFOR. Su objetivo principal es potenciar el uso de la madera aserrada de las diversas especies, esperándose llevar un control de los bosques existentes y la buena producción de éstos, además del control previo para la generación de nuevos bosques que aseguren una producción de buena calidad.

Además, contamos con dos nuevas normas desarrolladas junto con la CORMA, en las que se investigó y ensayó propiedades de la madera aserrada, como la resistencia seca y comportamiento a la humedad, estudios que ac-tualizaron la normativa específica para cada propiedad y el cálculo de estructuras de madera, esperándose potenciar el sector y el uso de este material. Próximamente se firmará un convenio con CORMA referente a normas sobre madera laminada.

De las normas hoy en estudio, ¿cuáles destacaría?
Primero, dos relacionadas con Prevención de Incendios en Edificios, que surgen por la necesidad del MINVU de resguardar la seguridad de las personas y sus bienes. Hoy existen múltiples soluciones para la protección contra el fuego de estructuras de acero, sin embargo, no cuentan con una normativa que indique a los fabricantes e importadores la manera correcta de controlar su producto, ni la forma correcta de instalación o, lo más importante, de qué forma responderán efectivamente ante la acción del fuego. En este ámbito las diferentes empresas instaladoras han tomado conciencia de la importancia que reviste su trabajo y de las graves consecuencias que pueden provocar un control deficiente de su proceso, generando como punto de partida estas dos normas y el compromiso de normalizar cada una de las diferentes alternativas para protección. Estas normas serán incorporadas en la Ordenanza General de Urbanismo y Construcción y por lo tanto serán de aplicación obligatoria.

Por otra parte, se está trabajando en el Proyecto INNOVA Chile sobre normas de calidad para la construcción, junto al Consejo Nacional de Normalización de la Construcción, que agrupa a la Cámara Chilena de la Construcción, los ministerios del ramo, colegio profesionales, universidades, empresas, entre otros. En este proyecto se han incluido un total de 82 normas a estudiar, de las cuales 13 corresponden a adopciones de documentos nacionales e internacionales y 11, a nuevas normas trabajadas por el sector. Las áreas seleccionadas corresponden en gran medida a materiales (31 normas), sin embargo, también se trabajarán normas sobre cálculo estructural, acondicionamiento ambiental, instalaciones y mecánica de suelos. Otro proyecto, INNOVA Chile sobre Eficiencia Energética, en el marco del Proyecto País, estudiará normas en aislamiento térmico.

¿Cómo se comporta el sector de la construcción en el ámbito normativo?
Hace muchos años que este sector ha sido el más proclive a normalizar en todas sus áreas. Actualmente, existe un fuerte impulso que se concreta en la creación y funcio-namiento del Consejo Nacional de Normalización de la Construcción, en el cual privados, públicos y aca-démicos dialogan en una misma mesa de trabajo sobre diversos temas de la industria. Sin duda, este sector ha comprobado empíricamente que el control de calidad de materiales, productos y procesos, no sólo per-mite un resultado final beneficioso para la empresa y el consumidor, sino que también hace posible transparentar el mercado.

¿Hacen falta más normas de construcción, instalación y productos?
Naturalmente que sí. Existen áreas en las que aún falta por trabajar como la protección y seguridad de las personas, donde el MINVU está empeñado en mejorar. En construcción, diariamente surgen o ingresan nuevos productos al mercado, que por lo general cumplen normas internacionales o extranjeras. Estas normas debieran ser adoptadas como Norma Chilena, ya que contienen aplicaciones o indicaciones que como país pudiéramos no poder aplicar ya sea porque no contamos con la tecnología necesaria, porque nuestros sistemas de trabajo son diferentes, o simplemente, debido a que las materias primas nacionales presentan propiedades diferentes. Estas son algunas de las razones por las cuales el Consejo Nacional de Normalización de la Construcción, sesiona permanentemente en la búsqueda de consenso respecto de nuevas normas que actualicen o normalicen áreas aún no previstas.

¿Qué aspectos dificultan la elaboración de más normas en un área determinada? ... ¿Es muy caro y demoroso este proceso?
Lo principal es llegar a un consenso respecto de lo que se quiere normalizar y cuál será la envergadura de la norma. Otra dificultad es conseguir que las empresas u organismos financien el estudio de las normas. En cuanto a valores, el estudio de una norma no es alto y su costo está asociado a la investigación y tiempo que requiere. En el caso de ser el sector en su conjunto, los costos por empresa se reducen visiblemente. Finalmente, en lo que respecta a tiempos, el estudio de una norma puede durar de seis a nueve meses desde su generación hasta la aprobación por el Consejo del Instituto; de ellos, dos meses la norma está en consulta pública y, aproximadamente, de tres a cinco meses en estudio de observaciones. Una vez que es aprobada por el Consejo, es enviada al ministerio del ramo para su oficialización y posterior puesta en aplicación.

Julio 2006
.......
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Desayunos
MERCADO DE PISOS INDUSTRIALES: La unión que hace la fuerza
MERCADO DE IMPERMEABILIZACIÓN Y TUNELERÍA: Alta competitividad, bajos precios, innovación para crecer
CALEFACCIÓN EFICIENTE: Cambio de paradigma
Contáctenos
Dirección: Sucre 2235,
Ñuñoa, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.