Sábado 19 de Octubre de 2019       •      Dólar= $709,92      •      UF=$28.027,99       •      UTM=$49.229
Penetración de lluvia y su control
Autor: Departamento Técnico de Productos CAVE S.A.

La penetración de agua lluvia a través de muros es frecuente, a pesar de los avances en tecnología constructiva. El agua lluvia que traspasa el muro produce daños en el inmueble como manchas o deterioros de las terminaciones interiores. El exceso de agua es un aspecto clave en la mayoría de los casos de daños en muros, o en materiales de construcción usados en ellos.

cave1.gif (2662 bytes)Conocer el mecanismo de penetración de agua lluvia en los muros dará un mayor conocimiento que permita diseñar y construir y, posiblemente, eliminar el problema. El ingreso de agua lluvia a través de un muro es el resultado de tener agua sobre el muro, fisuras, capilares o aberturas que permiten su paso y una fuerza que la haga avanzar hacia el interior del material. La eliminación de una de estas tres condiciones podría prevenir el problema mencionado.

En un día lluvioso, el agua moja los muros exteriores y, además, el viento ayuda a producir acumulación de agua sobre ellos. Los aleros y cornisas, aunque minimizan este efecto, no son capaces de evitar que las zonas más alejadas de ellos se mojen.

Dependiendo de la capacidad de absorción del material y de la cantidad de agua lluvia, sobre la superficie del muro se formará una película de agua que fluirá sobre él. Si el material del muro es de baja absorción, la película de agua será mayor. Este flujo estará influenciado por la textura de la superficie, la gravedad y el flujo de viento, produciendo, generalmente, un movimiento lateral hacia abajo, especialmente por depresiones verticales u horizontales (canterías), donde la cantidad de agua que fluye tendrá un volumen mayor que en el resto del muro.

Las "aberturas" que permiten el paso del agua son numerosas en un muro y se presentan en forma de poros, juntas defectuosas entre unidades de igual o distinto material, fisuras, entre otras. Los poros y fisuras pequeñas pueden ser "protegidas" con algún recubrimiento impermeable o de baja permeabilidad o ser tratadas con productos impermeabilizantes de superficie, los cuales dejan de ser efectivos frente a poros y fisuras mayores. Las juntas entre elementos pueden ser tratadas con algún sello, pero en zonas que reciben agua de lluvia éste debe ser perfecto y los elementos sellados no recibir solicitaciones posteriores que modifiquen su posición (movimientos diferenciales), ya que afectará su unión con el sello.

Aún existiendo cierto volumen de agua en una "abertura", no habrá flujo a través de ella a menos que alguna fuerza o combinación de fuerzas esté disponible para mover el agua a través de esa "abertura". Estas fuerzas son la succión capilar, la gravedad, la energía cinética de la gota de agua (Figura 1a) y la presión del aire. Por influencia del viento, las gotas de agua que se aproximan al muro o superficie lo harán a una velocidad considerable, y su energía cinética o momentum las llevará al interior de "aberturas grandes". En "aberturas menores", el impacto hará una subdivisión de ella en numerosas y pequeñas gotas, algunas de las cuales continuarán su ingreso por la abertura. Si existe una combinación de aberturas, el agua hará uso de ellas y buscará su camino cada vez más hacia el interior del muro, mientras se encuentre presente alguna de las fuerzas que permiten su movimiento (ver Figura 1).

cave2.gif (19868 bytes)
Figura 1: Algunas fuerzas que producen la penetración de agua-lluvia.

La succión de los capilares sólo actúa reteniendo el agua depositada en las superficies mojables. Cuando el material se acerca a su nivel de saturación, la succión del capilar tiende a cero y el agua contenida se mantendrá allí a menos que alguna fuerza externa sea introducida (Figura 1c). La gravedad o una presión de aire harán que cierto volumen de agua fluya fuera de esta zona saturada a una velocidad dependiente del diámetro del capilar. Los capilares finos de menos de 0,01 mm (normalmente encontrados en ladrillos de arcilla u hormigón) son de baja succión, conteniendo un volumen pequeño de agua y, a menos de producirse una fuerza externa muy alta, poco contribuyen a la penetración de agua lluvia. Sin embargo, un gran volumen de agua es mantenido en capilares mayores de baja succión, tal como el asociado a fisuras e interfaces no adheridas. Los capilares mayores son contribuyentes importantes cuando alguna fuerza, aunque sea pequeña, actúa sobre el volumen de agua retenido en su interior.

Si existe conección entre la superficie externa e interna de un muro, existe una alta probabilidad de daño a la terminación interior, sólo por efecto de capilaridad, aunque ello ocurre una vez que la capacidad de almacenamiento de agua del material ha sido lograda. Una penetración parcial de agua en un muro es difícil de evitar, pero sí una penetración completa si existe discontinuidad en los capilares o juntas como consecuencia de espacios de aire de mayor volumen.

La acción de la gravedad sobre el agua en un muro o superficie con capilares mayores permitirá un ingreso fácil de un volumen considerable de agua (Figura 1b) al interior del mismo. El agua que avanza a través de juntas o fisuras verticales será direccionada hacia otros lugares, dependiendo de las irregularidades que tenga la superficie por la que fluye. La presión del viento sobre el agua lluvia ubicada en alguna abertura (Figura 1d) la llevará rápidamente hacia el interior, incluso contra la gravedad, yendo hacia capilares o grietas superiores, distribuyendo gran cantidad de agua en un área más amplia del muro. Un flujo de aire bajo portará gotas de agua o nieve hacia el interior, causando problemas similares. La distancia de penetración del agua es rápidamente incrementada cuando al flujo de aire se le suma la succión de algún capilar o capilares en la vecindad del ingreso (Figura 1e) o en el camino que el agua sigue, especialmente cuando en aberturas de hasta 10 mm, la película de agua forma un puente entre los lados de ella, lo que facilita el ingreso ante diferencias de presión de aire muy bajas (Figura 1f).

El ingreso de agua en una combinación capilar y gravedad puede controlarse al introducir espacios de aire en el muro, pero éste debe tener igual presión que el exterior. Esto se logra dejando un área de abertura libre, suficiente para permitir nivelar las presiones internas y externas. Sin embargo, aunque de esta manera se protege la terminación interior, se creará un problema en esta interface, la cual estaría acumulando agua o humedad, que debe tener vías de salida hacia el exterior para evitar daños a futuro (ver Figura 2).

cave3.gif (13315 bytes)
Figura 2.

Considerando que el agua puede pasar a través de una junta, el diseño del muro debe considerar paredes multi-capas (por ej. cavidad ventilada en muros de albañilería) y generar sellos adecuados en aberturas como los vanos de puertas o ventanas, sin olvidar el entorno de los ductos de ventilación como aquéllos de calefacción, calefonts o baños.

La instalación de canaletas de agua lluvia, como complemento de aleros y cornisas, ayuda a minimizar la cantidad de agua que llega al muro, disminuyendo así el flujo de agua que, por su persistencia, termina superando barreras que en otras situaciones pueden ser consideradas suficientes para impedir el ingreso de agua al interior de las viviendas.

Además de seguir buenas prácticas en cada etapa de construcción y diseños adecuados para mantener alejada el agua lluvia de las zonas "riesgosas", el mercado ofrece actualmente variados materiales que complementan la protección de muros y techumbres, como Impermeabilizantes (CAVE I SEAL, CAVE LADRILLO); Hidrorrepelentes (CAVE CLEAR-S); sellos de variadas tecnologías y formas de aplicación (CAVE II PLUG, CAVE LASTIC PRT 7100). Todos estos productos complementan las estructuras, generando una barrera contra todos aquellos problemas que el ingreso de agua no controlada puede implicar.

Junio 2007
.......
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Desayunos
AISLACIÓN TÉRMICA Y ACÚSTICA: Aportando al buen vivir
VENTANAS Y HERRAJES: Los desafíos de un mercado altamente competitivo
MERCADO DE PISOS INDUSTRIALES: La unión que hace la fuerza
Contáctenos
Dirección: Sucre 2235,
Ñuñoa, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.