Miércoles 12 de Agosto de 2020       •      Dólar= $792,38      •      UF=$28.661,88       •      UTM=$50.322
Plataformas BIM:
Modelos paramétricos para el desarrollo de proyectos integrados
Por Ricardo Rojas Pizarro, Director de Nuevas Tecnologías en René Lagos Engineers.

En Chile, estamos viviendo un cambio en torno a las metodologías de trabajo principalmente por tres factores: aumento en el costo de los materiales de construcción, disminución de la mano de obra y reducción en los plazos de diseño y construcción de un proyecto. Estos elementos, junto a la necesidad de gestionar de mejor manera los proyectos para aumentar la competitividad de las empresas, hacen necesario que exista un cambio de paradigma con respecto a la metodología tradicional de desarrollo colaborativo en torno a los proyectos de construcción.

Alrededor de ocho años atrás, se introdujeron a nuestro mercado las plataformas BIM (Building Information Modeling), las que plantean el uso de modelos paramétricos en la interacción de las distintas especialidades que participan en toda la vida útil de un proyecto. Los parámetros de estos modelos pueden ser forma, materialidad, etapas/fases de construcción, tiempo, etc. Hasta el momento, esta plataforma de trabajo se ha utilizado con algunos fines específicos en nuestro mercado, principalmente para la visualización, cubicaciones y con el mayor beneficio en la coordinación digital a través de colisiones (ver Figura 1).

Bajo este contexto, ya son varias las empresas de distintas especialidades que han comenzado a emplear estas plataformas, pero la penetración en los proyectos ha sido baja en comparación a la que ha habido en países más desarrollados. Esto se explica por la dificultad que tiene la implementación de este sistema, pues no sólo representa una inversión económica importante para empresas Pyme (que corresponden a la mayoría en nuestra industria), sino también por la escasez de profesionales que operen estos modelos 3D.

Un factor que no se explicita dentro de la implementación, pero que finalmente permite la continuidad del uso de este tipo de plataformas, es el incentivo económico que le da el mercado. En la actualidad, a excepción de la coor-dinación digital (que es un servicio brindado por algunas empresas), el uso de estas plataformas por parte de las especialidades no genera grandes beneficios económicos, por lo que la falta de estímulos del mercado hace difícil su inclusión.

El modelo de trabajo integrado (Integrated Project Delivery) existe hace muchos años dentro de la industria de la construcción. Por ejemplo, Patrick MacLeamy, CEO de HOK (Hellmuth, Obata+Kassabaum, oficina de arquitectura a nivel mundial), propuso modificar la estructura de costos de un proyecto tradicional, en la que los cambios más grandes se realizaban en la etapa de generación de documentos de construcción y, por ende, el esfuerzo para realizarlos era grande.

Figura 1. Esquema de la plataforma BIM.

La propuesta de MacLeamy era que la mayor parte de estos cambios se podían realizar en el diseño conceptual, si es que todos los actores relevantes del proyecto podían participar desde esta etapa y no secuencialmente como lo plantea el modelo tradicional. Como resultado de esta proposición, nace buildingSmart, organización internacional sin fines de lucro destinada a establecer una política de masificación del uso de la tecnología BIM y las buenas prácticas en torno al desarrollo de proyectos integrados (ver Figura 2).


Proyectos Integrados


El concepto de “Proyecto Integrado” se basa en un acuerdo contractual entre todas las especialidades para realizar el mejor proyecto en conjunto. Este acuerdo se refiere a compartir los beneficios generados en torno al proyecto si el óptimo global genera mejores utilidades que la unión de los óptimos locales que entrega el método tradicional de trabajo colaborativo. Para lograr lo anterior, las empresas participantes de esta metodología de trabajo deben tener en cuenta, al menos, los siguientes conceptos:

Respeto mutuo.

Beneficios compartidos.

Aportes en innovación.

Temprana interacción entre los actores del proyecto.

Comunicación abierta.

Foco en el proyecto.

Se busca el óptimo del proyecto, no los óptimos locales por especialidad.

Además, deben ser capaces de reconocer entre sus colaboradores lo siguiente:

Capacidad de trabajo en equipo.

Confianzas.

Rendimientos.

Culturas empresariales.

Estándares en los proyectos por especialidad.

Infraestructura TI necesaria para participar en conjunto.

Como medio para la interacción durante la etapa de diseño conceptual, se disminuye fundamentalmente el uso de información en 2D, tomando el rol protagónico el uso de software BIM en la interacción, comunicación y distribución de información entre los actores del proyecto.

Como resultado de esta interacción y nueva metodología de trabajo se intenta conseguir los siguientes beneficios, los cuales tienen una connotación económica para los participantes del proyecto:

Coordinación espacial.

Visualización del edificio.

Simulación y análisis.

Reducción de documentación.

Estimación de costos detallada.

Especificaciones técnicas detalladas.

Secuencias constructivas.

Análisis de métodos constructivos.

Sustentabilidad.

Documentación As-Built.

Operación (Facility Management).

Agosto 2012
.......
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Desayunos
CLIMATIZACIÓN: Un mercado centrado en mejorar la calidad de vida
AISLACIÓN TÉRMICA Y ACÚSTICA: Aportando al buen vivir
VENTANAS Y HERRAJES: Los desafíos de un mercado altamente competitivo
Contáctenos
Dirección: Sucre 2235,
Ñuñoa, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.