Martes 19 de Noviembre de 2019       •      Dólar= $785,26      •      UF=$28.139,99       •      UTM=$49.229
Eflorescencia
(Del latín efflorescens, -entis, eflorescente)
Autor: Departamento Técnico de Productos CAVE S.A.

El diccionario de la Real Academia Española tiene dos descripciones para la palabra eflorescencia. La primera de ellas, en medicina, indica que corresponde a una erupción roja en el cuerpo, especialmente en el rostro.

La segunda descripción que da, la cual está mas en línea con el tema de este escrito, es en el área química: “2. f. Quím. Conversión espontánea en polvo de diversas sales al perder el agua de cristalización”.

cave1.gif (2662 bytes)Otras definiciones dicen:

"Se denomina eflorescencia a los depósitos cristalinos, blancos, pulverulentos, y generalmente en forma de pelusa brumosa, que se depositan en la superficie de los materiales de albañilería".

"Eflorescencia es una incrustación de sales solubles, comúnmente blancas, depositadas en la superficie de piedras, ladrillos, enlucido de yeso o mortero de cemento, causada usualmente por sales alcalinas lixiviadas desde un mortero u hormigón adyacente, a medida que la humedad se mueve a través de él".

Esta última definición es más cercana a lo que habitualmente observamos, principalmente en muros de casi todo tipo de construcción expuesta y es de ocurrencia bastante común. Aunque llama la atención la aparición de estos cristales blancos que crecen uno a dos centímetros sobre la superficie, son relativamente inofensivos, pero no así en el entorno inmediatamente bajo ellos, ya que la formación de estos cristales, y su fuerza expansiva, sobrepasa la capacidad o resistencia de los poros que los contienen, rompiendo y dañando progresivamente el material dónde se forman.


cave3.jpg (7377 bytes)Química de la Eflorescencia

Diversas sales han sido encontradas en el análisis de la eflorescencia y, generalmente, son sulfatos y carbonatos de iones alcalinos (sodio y potasio) y alcalino-térreos (calcio y magnesio). Otras sales encontradas son cloruros y nitratos de los mismos iones y de otros menos frecuentes como cromo y molibdeno. En ladrillos de arcillas, de preferencia las sales son sulfatos alcalinos y en productos cementicios se producen principalmente carbonatos y sulfatos. En general, casi el 50% del contenido de estas sales dice relación con Sulfato de Sodio.

Se ha observado también que la eflorescencia es usualmente un problema estacional. Los días y noches más fríos del Otoño traen a la superficie sales no vistas durante el Verano. La intensidad de la eflorescencia usualmente se incrementa durante el Invierno y sólo comienza a disminuir en Primavera. En Verano, los depósitos salinos desaparecen casi por completo y, generalmente, la cantidad de eflorescencia en los muros de ladrillo, disminuye año a año, de modo que una construcción muy afectada en el primer Invierno después de su construcción, resulta menos notoria en los años siguientes.

cave4.jpg (4547 bytes)Investigaciones han mostrado que la formación de eflorescencia depende de la composición del mortero y de algunos materiales constructivos, especialmente aquellos cuyo contenido de sales alcalinas es relativamente alto para el tipo de material, incluyendo la cal liberada durante el proceso de hidratación del cemento. En el origen de estas sales solubles se incluye las provenientes de arenas contaminadas, especialmente con agua de mar o utilización de aguas muy duras, pero estos últimos casos se dan con menos frecuencia.

Aunque los morteros de cemento son una fuente importante de las sales formadoras de eflorescencias, estos no son la única fuente, ya que las unidades de albañilería pueden contener cantidades apreciables de sales, las que son disueltas por la humedad y así llevadas a la superficie, dónde la evaporación del agua permite la formación de los cristales característicos. El movimiento de agua bajo cota, hacia las fundaciones de la vivienda o estructura y su circulación hacia arriba por capilaridad es a veces causa de eflorescencia, en la medida que la humedad del suelo transporta en sí las sales solubles que luego son depositadas en la superficie de la albañilería.

cave5.jpg (6322 bytes)La eflorescencia se forma frecuentemente en el entorno de albañilerías de ladrillo y hormigón o mortero. Un ejemplo es lo que ocurre bajo el vano de las ventanas, mojado por agua lluvia que disuelve las sales solubles y las transporta a la albañilería contigua.

Las sales que causan la eflorescencia pueden también tener su origen en materiales ubicadas detrás de la albañilería, cuando ésta se encuentra libre de ellas y en el tiempo se contamina. Una humedad prolongada en el muro promueve también la aparición de eflorescencias. Por ello, un muro en la cercanía de cañerías, drenajes, canaletas defectuosas o jardín de riego con poca evaporación por tener orientación sur u otra razón, en corto tiempo comienza a ser marcada por la pelusa cristalina característica.


Manejo de la Eflorescencia

El método usual para remover la eflorescencia es disolver las sales con agua, ayudándose con un buen escobillado del área o usando ácido muriático (clorhídrico) diluido y luego lavar la zona para eliminar la solución. En el primer caso, parte de las sales re-ingresa al muro por efecto de mojarlo y al secar reaparecen rápidamente. En el segundo caso, la "limpieza" es más profunda y de mayor duración, con el ácido atacando también el mortero o ladrillo en menor medida, pero con resultado más efectivo, debiendo, eso sí, poner énfasis en la precaucióncave6.jpg (3094 bytes) que debe tener el operador al trabajar con ácidos fuertes, tanto en la preparación de la solución diluida como en su aplicación.

Cuando el problema está asociado a filtraciones por drenajes u otro tipo, es necesario corregir ese origen antes de efectuar la limpieza. Si la humedad proviene desde el suelo por riego o napas, la solución es de mayor dificultad pues debe aislarse el cimiento del contacto con el agua colocando algún tipo de drenaje que prevenga su ingreso. Otra solución, en este último caso, es bloquear en el muro el ascenso de agua por capilaridad. Para ello se inyecta CAVE CLEAR-A o CAVE CLEAR-S en el muro, de acuerdo a las indicaciones mostradas en la figura 1. La irrigación del hidrorrepelente debe ser total en el cimiento, ya que el agua siempre buscará alguna alternativa para seguir subiendo en pos de una salida (tiene geotropismo positivo como las chinitas).

Precauciones contra la Eflorescencia

Como existen muchos factores que facilitan el desarrollo de eflorescencia, es difícil dar una solución única. Sin embargo, eliminar uno de los dos factores principales de ocurrencia, como son las sales solubles o la humedad, disminuye considerablemente el problema. El primero de ellos no es fácil de lograr ya que la heterogeneidad de algunos componentes en su conformación hace difícil su control o selección. Sin embargo, mantener alejada la humedad (distinta a la propia del proceso constructivo) ayuda considerablemente a evitar la formación de eflorescencia. Por ello es recomendable, entre otras cosas, construir aleros apropiados, instalar canaleta de agua lluvia, tener algunos grados de inclinación en jardines y terrazas para evitar acumulación de agua, construir drenajes, manteniendo todo lo anterior en buenas condiciones de servicio.

Una buena práctica es también sellar la superficie con algún producto hidrorrepelente o impermeabilizante como por ejemplo los mencionados CAVE CLEAR –A y –S a los que adicionalmente se puede incluir la línea XYPEX, CAVE I SEAL, CAVE PLASTISEAL, CAVE POLFLEX u otro producto CAVE de impermeabilización, estando asociada la definición final de cual usar en el tipo de situación que debe ser solucionada.

Julio 2007
.......
Comentarios acerca de este artículo
No hay comentarios publicados
Comenta este artículo
Nombre:
Empresa:
Email:
Comentario:
Notificarme de actividad en este artículo
Ingrese los caracteres de la imagen:
Desayunos
CLIMATIZACIÓN: Un mercado centrado en mejorar la calidad de vida
AISLACIÓN TÉRMICA Y ACÚSTICA: Aportando al buen vivir
VENTANAS Y HERRAJES: Los desafíos de un mercado altamente competitivo
Contáctenos
Dirección: Sucre 2235,
Ñuñoa, Chile
Teléfono: (562) 2433 5500
Email: info@emb.cl
Visite también:
© Copyright 2019 Editora Microbyte Ltda.